22 noviembre 2005

Fahrenheit 9/11


Director: Michael Moore
Año: 2004
Intérpretes: Michael Moore
Género: DOCUMENTAL
Duración: 122 min
Certificado: No recomendada para menores de 13 años

Sinopsis tomada de alguna parte


Michael Moore examina qué sucedió en Estados Unidos después del 11-S y cómo la administración Bush utilizó el trágico acontecimiento para adelantar su agenda con respecto a Irak. Es un documental que desvela las causas por las que los Estados Unidos se han convertido en el blanco del odio y el terrorismo. También retrata las relaciones que mantuvieron el gobierno americano con la familia Bin Laden y que los han convertido, finalmente, en enemigos mortales.

Crítica de las que duran lo que un pitillo


Al tratarte de un documental, y por tanto tratar de abarcar una realidad, creo que para la crítica de Fahrenheit 9/11 hace falta no solo hablar de su forma sino también de su contenido. Por definición los documentales dirigidos por Michael Moore son preformativos, es decir, se da un paso más allá de lo reflexivo del documental contemporáneo. Se crea una visión completamente subjetiva de la realidad. Sin ocultarlo.

Hasta donde yo puedo alcanzar este documental no es solamente subjetivista (allá cada cual con su visión del mundo), sino que además presenta en su propia argumentación varias contradicciones. Con esta posición no trato de decantarme hacia un lado de la balanza política estadounidense, y trataré de demostrarlo.

Fahrenheit 9/11 se divide en tres partes con tres argumentos distintos. Uno. Tras el 11-S, y con los intereses que la familia Bush tiene en empresas Saudíes, no ataca Arabia, el verdadero culpable. Segundo. Bush manda atacar a Afganistán pensando que atraparía a Ben Laden, al no conseguirlo busca otra cabeza de turco, Sadam Hussein. Comienza la Guerra de Irak que solo provoca dolor y sufrimiento a ambas partes. Además, Sadam nunca había significado un peligro para su pueblo, ni mucho menos para el resto del mundo (¿?). No se merecían un ataque así. ¿No habíamos quedado que los que sí merecían la guerra era Arabia Saudí? ¿Acaso no sufrirían los Saudíes? Tres. Moore pretende ridiculizar a todos un poco. Es más que sabido que los discursos fofos, sin consistencia, se tiende a contentar a todos. Así resulta que el ejercito americano es una basura porque está lleno de inmigrantes y pobres. Además, las actuaciones de reclutamiento del ejercito son manipuladoras, como si de una secta se tratase. Del mismo modo todos los senadores y representantes americanos son unos acomodados y cobardes que no deciden enviar al ejercito a sus hijos.

El documental descoloca imágenes que deberían ir cronológicamente, orden que melodía toda la obra. A Moore se le escapa una toma repetida en la que, en un primer momento sitúa en los momentos previos a la rueda de prensa del 11-S. Allí Bush está siendo maquillado mientras se sonríe con alguien que está al otro lado de la cámara. Este mismo plano Moore lo rotulará, más adelante, con un día de marzo de 2003. Estos detalles y otros hacen que la credibilidad de este personaje se tambalee peligrosamente. ¿Quién sabe si lo demás que pensábamos que estaba en orden cronológico no lo estaba? ¿Quién sabe si las imágenes corresponden a los lugares citados? ¿Algunos de los entrevistados son actores? ¿Cómo saberlo? Y si a esto le añadimos que a la conclusión que llegamos no es que Bush no ha sabido gestionar la crisis de septiembre de 2001 y que se ha aprovechado particularmente de ello, sino que el partido republicano es ladrón y mal gestor llegamos a un fallo argumental tras el que se esconde un aparente resentimiento y propósitos políticos. Y estos intereses nunca están a favor de la verdad.

Enlaces: IMDb | Web oficial | Trailer | Fotografías.

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Enlace permanente:

Crear un enlace

<< Home